¡QUE RICO ES REVIVIR LOS BUENOS RECUERDOS!

Hay objetos que al mirarlos nos llevan en un viaje en el tiempo a recuerdos que nos nutren y renuevan nuestras fuerzas. Almifrut es nuestra historia con buenos resultados, dónde cada día desde 1997, el haber comenzado entre familiares, con el envasado de algunos productos como las callampas deshidratadas, nueces, entre otros, nos mostró la oportunidad de asumir algunos retos…nada sencillos al principio, no fue un camino fácil, ha traído consigo momentos de angustia, de alegría y de preocupación, como casi todas las historias.

Éramos Álvaro Ortega y Sonia Sepulveda, ¡tocando puerta por puerta de todas las instituciones bancarias!, buscando ese apoyo financiero que todos requerimos cuando vemos tan cuesta arriba el comienzo, ¡pero imagínense!, en ese momento se había suscitado la crisis asiática, que afecto a Chile, ¡y nosotros emprendiendo un negocio, que necesitaba recursos financieros!, ¡Oh que recuerdos!.

Decidimos que a pesar de la presión nos mantendríamos unidos, constantes en las metas y perseverantes en el trabajo. La calidad siempre fue la punta del iceberg, acordamos que nos concentraríamos en esa variable, sin importar las limitaciones del momento.

Éramos sólo cinco personas al principio de la historia, Álvaro Ortega con sus dos padres, su tía, y Sonia Sepúlveda. De pronto nos dimos cuenta que, nuestros clientes habían crecido considerablemente y la demanda nos arropaba, ¡necesitábamos crecer!, había llegado el momento de que naciera una nómina, ¡que desafío!.

Eso sí, sabíamos claramente cuál sería el perfil de un trabajador Almifrut, respeto, trabajo en equipo y motivación, debían definirlo y así empezamos a armar el equipo, que hoy nos acompaña. Siempre han sido factores fundamentales, la organización y logística, para que todo lo que hacemos por nuestros clientes, este precedido por la calidad.

Hoy se nos presenta un nuevo reto inmenso que sorprendió al mundo, sobre el cual era imperante ¡reaccionar con rapidez!, los temores colectivos más los propios frente a una pandemia, representaron un peso terrible que nos podía ahogar, pero hemos hecho lo necesario para continuar. En principio, el resguardo de nuestro equipo y el nuestro era fundamental, así que implementamos todo el protocolo COVID en nuestras instalaciones, sin embargo, financieramente hemos tenido que reinventarnos e ir en búsqueda de nuevas alternativas de negocio, nada, nada fácil, ¡pero aquí estamos y aquí seguimos!.

Ya finalizando por ahora, queremos compartir más cosas buenas, y nada como discernir sobre aprendizajes… la inercia es como una enfermedad, no se mantengan por mucho tiempo en el mismo entorno, haciendo siempre lo mismo, ¡innovar es obligatorio para avanzar!, sea cual sea su historia, todos debemos innovar constantemente. ¡Ahora bien!, frecuentemente escuchamos que la constancia y las ganas son fundamentales, ¡sí ¡, es verdad, también lo creemos, pero necesitamos añadir, que mantener esos aspectos es mucho más sencillo, si uno lo hace de la mano de buena compañía, ¡con un verdadero equipo!.

Nosotros ya tenemos el equipo, ahora nos preparamos para enfocarnos en desbordar de satisfacción con nuestros extraordinarios productos, cada rincón de nuestro amado Chile, pero no nos vemos sólo aquí, ¡vamos a cruzar las fronteras, para que otros territorios conozcan nuestra historia y disfruten de nuestros productos!. Sabemos que es muy ambicioso, pero creemos que con la inversión en más automatización y la inmersión digital, ¡LO VAMOS A LOGRAR!.

Almifrut es una empresa, que entiende la responsabilidad de ser familia, por eso forma con carácter las bases que ayudan a todos sus miembros a crecer, exigimos porque nos interesan los resultados, el éxito de la empresa, es el éxito colectivo de todos sus miembros. ¡Gracias por involucrarte y aportar en el crecimiento de ésta que también es tu empresa, porque tu satisfacción, es la motivación que nos confronta en cada meta!.

¿Necesitas ayuda?